EL VAMPIRO LITERARIO

EL VAMPIRO LITERARIO.
BORRAR UN LIBRO=QUEMARLO.

Mi lista de blogs

sábado, 15 de mayo de 2010

ULISES DE JOYCE


James Joyce

Nació el 2 de febrero de 1882 en Rathgar, suburbio de Dublín, Irlanda. Sus padres, John Stanislaus Joyce y Mary Jane Murray, eran fervientes católicos, James fue el mayor de diez hijos. Sus primeros estudios los efectuó en el Clongowes Wood College, regentado por los jesuitas, pero la situación financiera de la familia, con los frecuentes cambios de profesión de su padre, le hizo abandonar pronto aquel prestigioso centro para trasladarse a Belvedere College, una escuela pública y gratuita, donde permaneció entre 1893 y 1898. En aquella época ya mostraba un interés por la literatura e influido por Henrik Ibsen escribe sus primeros poemas.

En 1898 se matriculó en el University College de Dublín para estudiar lenguas y allí comenzó a interesarse por la gramática comparada, a la vez que continuaba dedicándose a la lectura, tomando parte muy activa en las actividades literarias de la universidad. Pese a haber reinvindicado siempre su formación jesuita, espíritu riguroso y metódico que se refleja incluso en sus composiciones literarias más innovadoras y experimentales, empezó en esta época a apartarse del catolicismo y de la política. En 1900, como colaborador de la revista Forthnighly Review publica su primer ensayo sobre la obra de Ibsen. Continúo en estos años escribiendo poemas e inició la línea experimental que sería característica de su obra posterior. En esta época también manifestó cierto rechazo por la búsqueda nacionalista de los orígenes de la identidad irlandesa, y su voluntad de preservar su propia experiencia lingüística, que guiaría todo su trabajo literario, cosa que le condujo a reivindicar su lengua materna, el inglés, en detrimento de una lengua gaélica que estimaba readoptada y promovida artificialmente.

En 1902, tras su graduación, se instaló en París con el propósito de continuar sus estudios, pero la ruina de su familia (que se vio obligada a vender todos sus enseres e instalarse en una pensión) le hicieron desistir de sus propósitos y buscó trabajo como periodista y profesor. Su situación financiera era tan precaria entonces como la de su familia. Volvió a Dublín en 1903 para asistir a su madre, enferma de cáncer. Antes de morir ésta le rogó que no renegara de su religión y que se hiciera cargo de su padre, al que las desgracias económicas le habían llevado al alcoholismo. La muerte de su madre le sumió en un desasosiego que le llevó a la búsqueda de amistades en los bajos fondos dublineses. Esta mala experiencia de la que supo salir, le sirvió de gran bagaje y motivo de reflexión acerca de los errores como puerta de entrada al arte. Fueron días difíciles en los que probó numerosos oficios, escribió novelas y trató de subsistir gracias a los préstamos de los amigos.

Algunos de sus biógrafos apuntan que la fecha en la que originalmente transcurre su principal novela, Ulysses, 16 de junio de 1904, fecha emblemática para muchos irlandeses, es la fecha de su primera cita con Nora Barnacle, una camarera de la que se enamoró y con la que compartió su vida, aunque no se casaron, hasta 1931. Con ella emprendió un largo viaje por Europa. Vivieron primero en Zurich, hasta 1906, y luego en Trieste, donde dio clases de inglés en una academia de idiomas.

En 1907 apareció su primer libro, el volumen de poemas de amor Música de cámara (Chamber Music) y ese mismo año enfermó de iritis, una enfermedad de los ojos que con los años le dejaría casi ciego.

En 1912 volvió a su país con la intención de publicar una serie de quince relatos cortos dedicados a la gente de Dublín, Dublineses (Dubliners), que apareció finalmente en 1914, y de hacerse cargo del primer cine de la ciudad, el Volta, proyecto en el que fracasó igualmente, por lo que volvió a Trieste a seguir ganándose la vida como profesor de inglés. Es en esta ciudad donde nacieron sus hijos, Giorgio y Lucía.

Al estallar la Primera Guerra Mundial marchó a Zurich y más tarde a Locarno donde vivió pobremente junto a su mujer y sus dos hijos. Afortunadamente para ellos su obra empezó a ser reconocida y recibieron un cierto apoyo de mecenas como los Rockefeller. En 1914, como ya se ha dicho, se publica Dublineses y en 1916 apareció su novela semiautobiográfica Retrato del artista adolescente (Portrait of the Artist as a Young Man,) monólogo interior de sentido profundamente irónico, en el que se muestra su maestría en el retrato psicológico. Aunque había empezado a escribir esta obra con el título de Stephen Hero en 1904, empezó a publicarse en 1914 en la revista The Egoist y apareció dos años después en forma de libro en Nueva York, lo que le dio a conocer a un público más amplio.

Su consagración literaria le vino de la mano de la publicación en 1922 de su obra maestra, Ulises (Ulysses), novela experimental en la que intentó que cada uno de sus episodios o aventuras no sólo condicionara, sino también «produjera» su propia técnica literaria: así, al lado del «flujo de conciencia» (técnica que había usado ya en su novela anterior), se encuentran capítulos escritos al modo periodístico o incluso imitando los catecismos. Es una novela llena de simbología, en la que experimenta continuamente con el lenguaje. Sus ataques a las instituciones, principalmente Iglesia católica y Estado, son continuas y muchos de sus pasajes fueron declarados obscenos por sus contemporáneos. Inversión irónica de la Odisea de Homero, la novela explora meticulosamente veinticuatro horas, 16 de junio de 1904, en la vida de tres dublineses de la clase media baja: Leopold Bloom, que vaga por las calles dublinesas para evitar volver a casa en la que sabe que su mujer, Molly, le está siendo infiel, y el joven poeta, Stephen Dedalus, que presenta un perfil ya más maduro que el que había aparecido en su obra anterior: Retrato del artista adolescente. El Ulises es definitivamente un retrato de nuestro tiempo y numerosos críticos durante todos estos años han tratado de ver conexiones con la literatura inmediatamente anterior: Zola o Mallarmé, e interpretaciones de sus múltiples facetas.

A comienzos de los años 20 Joyce se instala en París con su familia, por entonces ya era autor de prestigio y vivían con relativa comodidad, pero la enfermedad de los ojos seguía su curso implacable, el dolor le incapacita para leer y su salud se merma; las visitas a Irlanda se hacen cada vez menos frecuentes. Una breve estancia en Inglaterra, en 1922, le sugirió el tema de una nueva obra, que emprendió en 1923 y de la que fue publicando extractos durante muchos años, pero que no alcanzaría su forma definitiva hasta 1939, fecha de su publicación, con el título de Finnegans Wake. Unos años antes, en 1931, atendiendo a los ruegos de su hija, contrae matrimonio con Nora Barnacle con la que llevaba casi 30 años conviviendo.

Finnegans Wake no fue bien acogida por la crítica; en ella, la tradicional aspiración literaria al «estilo propio» es llevada al extremo y, con ello, al absurdo, pues el lenguaje deriva experimentalmente, desde el inglés, hacia un idioma propio del texto y de Joyce. Para su composición, el autor amalgamó elementos de hasta sesenta idiomas diferentes, vocablos insólitos y formas sintácticas completamente nuevas. La dureza de los comentarios y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial con la entrada de los nazis en París acrecentaron su crisis. Se trasladó de nuevo a Zurich, donde al poco tiempo le diagnosticaron una úlcera de duodeno.

Murió el 13 de enero de 1941 durante una operación de peritonitis.

Obra

Primera edición de Ulysses Stephen el Héroe (Stephen Hero), 1904.
Música de Cámara (Chamber Music), 1907.
Dublineses (Dubliners), 1914.
Exiliados (Exiles), 1915.
Retrato del artista adolescente (Portrait of the artist as a young man), 1916.
Ulises (Ulysses), 1922.
Poemas Manzanas o Poemas a penique (Pomes Pennyeach), 1927.
Finnegans Wake, 1939.

Fuente: Wikipedia y otras fuentes literarias.

















1 comentario:

  1. Dante:

    Ulysses: a la par de El Quijote y otras pocas superobras de la literatura universal.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank.

    ResponderEliminar